En una fiesta hecha a medida en un año electoral, nada queda librado al azar, ya que “el gran negocio de la venta de tarjetas lo va a hacer Bigote, porque se lo banca Oscar Luciani”, según fuentes políticas, las que además confesaron que el salón estará preparado de una reconocidísima y respetable entidad social de Luján “va a estar a full para que todo el oficialismo se pueda mostrar”. Y si bien se trata de una noche que debería ser festejada por los trabajadores de prensa, ni más ni menos que porque se trata del Día del Periodista, la cosa muta en “una especie de campaña proselitista para el que mejor la pone (nuestra fuente se refiere a dineros)”, no solo por lo que sería la ubicación en las mesas sino por la participación frente al micrófono que se le daría a los candidatos haciendo uso de la palabra, obviamente con la posterior difusión que se le dará al evento en la prensa alcahueta de la ciudad de Luján.

 

Lo que se comenta en los pasillos del palacio municipal es que “Bigote le hizo el bolso a Oscar, y ya pagó todo, el salón y a los artistas” en una gran fiesta muy cerca del palacio municipal, y nuestras fuentes si bien aseguraron que se contrató “a Alejandro Show por 19.000 pesos”, no descartaron que “a pedido de Oscar (Luciani) parece que también van a traer a Fabián Schultz, porque él lo pidió…”. Siendo el tal Schultz “el policía cantante”, el que como integrante por 2001 de la Policía Federal fue quien luego de ganar un concurso en California pasó por todos los canales de televisión de nuestro, incluso fue figura de ShowMatch, el programa de Marcelo Tinelli, según dicen las chicas de maestranza de la municipalidad “a Oscar le encanta ese policía de la televisión, si acá siempre lo escucha…”.

 

Sin dudas, la fiesta del Día del Periodista perdió su razón de ser, dado que en vez de organizarse responsablemente para que sea un lugar de reconocimiento a la labor de los trabajadores de prensa, a través de los años y de las convicciones de “Bigote” ha pasado a ser un pretendido trampolín mediático sin mucha repercusión efectiva, supuestamente para posicionar a candidatos, pero que no tiene verdadera trascendencia social, aunque sí entre los candidatos o precandidatos, ya que “se sienten apretados por Bigote, porque después habla mal del que no fue o del que no le compró tarjetas”, dado que inclusive aseguran que “están los que le compran tarjetas pero ni en pedo aparecen por ahí, por lo menos para zafar de la crítica de este hdp… (desconocemos qué quisieron decir nuestras fuentes con estas letras)”.

 

Año por medio toma mayor o menor importancia la fiesta del Día del periodista, ya que se hace justamente en la previa de las elecciones, para la elección de intendente como en esta ocasión como así también para la elección de concejales. Así que “cada dos años es un gran negocio para este hdp (seguimos sin saber a qué se refirieron nuestras fuentes con esa serie de letras), sobre todo por el dinero que el oficialismo está poniendo en materia de comunicación, ante millonarias pautas publicitarias que siempre caen obviamente en los medios de comunicación amigos del poder.

 

Por todo esto, es que ya se sabe que algunos candidatos, quizás los que con menos seriedad se toman la política y la manera de mostrarse, van a comprar algunas tarjetas, para ellos y sus acompañantes. Aunque claro está que “Oscarcito y Fernando Casset se quieren mostrar en ese escenario berreta y a todas luces, que al final es lo que les encanta…”, según lo que trascendió de parte de una fuente oficialista que no está de acuerdo con “esta fantochada”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here