LOS REFERENTES PERONISTAS LEONARDO BOTO, NICOLÁS CAPELLI Y SERGIO ALMADA PROMUEVEN EL TRABAJO DE LOS CIRUJAS (RECICLADORES) EN EL BASURAL A CIELO ABIERTO DE LUJÁN

 

Si bien en algunos escenarios se mostraban como detractores del funcionamiento de un vaciadero municipal a cielo abierto, parece que ahora las posturas cambiaron, quizás por esos intereses de la militancia intermitente, y en tal sentido el ex concejal Leonardo Boto, hoy precandidato por un ala del Justicialismo, junto al concejal Nicolás Capelli (de corazón durañonista, dados sus frecuentes viajes a la ciudad de San Antonio de Areco), escoltados ambos de cerca por el fomentista Sergio Almada, pretenderían que se mantenga abierta “la quema”. Todo indica que promoviendo el trabajo de 30 o 40 cirujas (recicladores) que sobreviven solo por eso de andar revolviendo residuos sólidos urbanos, para poder comer, extrayendo no solo elementos reciclables de la basura que tiran otros, sino inclusive algunos “alimentos vencidos” que llevan a la mesa para compartir con sus hijos.

Siendo así las cosas, estos tres referentes del peronismo más puro no hacen otra cosa más que darse de trompa con lo que ellos mismos discurseaban frente a los micrófonos. Y, debemos decirlo así debido a que en su momento a cada uno de ellos les dimos espacio para manifestarse públicamente al respecto, por lo que más allá de lo que proponían parece que hoy están más cerca de propiciar un negocio de unos 300 millones de pesos para una empresa privada de recolección de residuos, que del lado de los vecinos que se enferman y mueren por los humos y la presunta contaminación de las napas de agua en la zona, ante uno de los basurales a cielo abierto más grandes de la república Argentina.