[fbvideo link=”https://www.facebook.com/noticiasenlujan/videos/414452792733760/” width=”697″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

Es que tras las denuncias periodísticas que involucraban al eterno secretario de economía de la municipalidad de Luján, el contador público nacional Héctor “Fideo” Artero, intervino la justicia de Mercedes y corroboró cada uno de los dichos de los periodistas Gustavo Miano y Osvaldo Cabral, quienes en conjunto investigaron y dieron a conocer las maniobras practicadas por Artero, quien desde dos diferentes oficinas, una en el palacio municipal de Luján u otra en la Fideera San Carlos, se compraba y se vendía alimentos secos, pagándose y cobrándose por esos servicios que se daba a sí mismo, siendo por un lado empresario y a la vez detentando el máximo cargo en el área de economía de la municipalidad, generando fenomenales beneficios para la empresa de la que es vicepresidente, la Fideera 308 de la localidad de Carlos Keen.

Artero incumplió abiertamente con lo que reza la Ley Orgánica de las municipalidades, una normativa que conoce muy bien. Por lo que ante el escándalo que generó esa noticia y siendo primer concejal por el oficialismo e intendente interino, la figura más importante dentro de la alianza gobernante del PRO Cambiemos-Unión Cívica Radical-Unión Vecinal tuvo que renunciar a su banca. Aunque todos sabemos que deberían haberlo destituido dentro del Concejo Deliberante de Luján, pero, entre bueyes no hay cornadas ¿no? Y los ediles supuestamente opositores le guiñaron un ojo y le aceptaron la renuncia sin decir ni mu.

Lo cierto es que al escándalo protagonizado por Artero, que se llevó colgados del cogote a cada uno de los testigos que declararon a su favor durante el juicio, incluidos concejales, funcionarios y el propio intendente Oscar Luciani, pretendieron tapar todo el asunto con una especie de manto de piedad, argumentando complicaciones cardíacas de parte del condenado delincuente, y así el oficialismo se excusó con que renunciaba por su delicado estado de salud ante esa velada mirada cómplice de la oposición. Pero, por más de que se tapen la cara y miren al costado los oficialistas, lo cierto es que todos sabemos que Artero se tuvo que ir con la cola entre las patas, como perro apaleado debajo de una mesa. Y ese fue el fin político del gran armador de la Unión Vecinal Héctor Artero, integrante del Rotary Club de Jáuregui, de la Cooperativa Telefónica y de tantas otras entidades sociales, reconocido en el ámbito del delito por su alias de “Fideo”.

Hoy, con el infartado Artero trabajando desde su casa, todavía dando indicaciones de cómo mover las cuentas municipales, según las fuentes consultadas, y haciendo periódicamente gestiones en el banco Credicoop cada viernes alrededor de las 14 hs, lo cierto es que desde el ámbito político tratan de llegar a que se produzca una condena social. Reclamando que sean removidas cada una de las placas que contengan el nombre de Héctor Artero, aquellas que hayan sido colocadas durante sus períodos como intendente interino y también las que figuren con su nombre en calidad de concejal. Por lo que con este objetivo el referente peronista Jonatan Fattorini se ubicó frente a una de ellas, la que está ubicada en la Sociedad Italiana de Luján, para generar una acción de limpieza en la política local, “separando la paja del trigo” como se dice comúnmente. Así que, ante esta propuesta, obviamente quedará en claro que quien no esté presente el día de remoción de las placas evidentemente no forma parte de esta condena social, poniéndose algunos referentes políticos del lado de los delincuentes. Un delincuente como Héctor Artero, tal lo que afirma la justicia.

Fattorini reclamará oficialmente al Honorable Concejo Deliberante que realice las gestiones necesarias para tal fin, y si bien desde el deliberativo pueda argumentarse que se trata de actuaciones en el marco del departamento ejecutivo, lo cierto es que Artero era intendente “interino” en su calidad de primer concejal, así que este asunto compete a ambos ámbitos del Estado, el deliberativo y el ejecutivo. Así que suponemos que todo el recinto en su conjunto votará en positivo por la remoción de tales placas recordatorias ¿no?, incluso el oficialismo.

Y, decimos esto porque no se trata de discusiones partidistas, sino ni más ni menos de una cuestión de justicia, esa justicia que cada vecino reclama, puesto que Héctor Artero por parte de la justicia es tratado como un reo común y corriente, no se tratándose de un preso político, sino de alguien que violó la ley, un delincuente. Y como delincuente que es, tiene que ir y firmar el libro del Patronato de Liberados. Por lo que veremos en breve qué hacen los concejales en el recinto sobre este asunto.

En medio de todo esto, Jonatan Fattorini difundió por las redes sociales un video que filmó en la Sociedad Italiana, una entidad social reconocidísima en nuestra ciudad, la que deberá analizar puertas adentro qué hace ante este escándalo, dado que quedó en medio de un asunto del que no toma arte ni parte.

Fattorini, que obviamente por su apellido es integrante de la colectividad italiana de nuestra ciudad, expresó:

“CAMBIEMOS LUJÁN, UN HOMENAJE A LA CORRUPCIÓN: Héctor Artero es un delincuente. Es lo que dijo la justicia. Y un DELINCUENTE no nos puede representar a los lujanenses en ninguna institución. Y, en este caso la Sociedad Italiana, una de las entidades sociales más antiguas, más fuerte y más respetada de nuestra ciudad. Miles de personas pasan por este lugar. Y como vecinos, como ciudadanos debemos dar ejemplos. Y precisamente un concejal e intendente interino que fue inhabilitado DE POR VIDA para ejercer cargos públicos, además de condenarlo a dos años de cárcel

NO ES EJEMPLO DE NADA NI PARA NADIE!

Hagamos justicia, y que se sienta la condena socia, retiremos esta placa.

Sería bueno que referentes de todos los partidos me acompañen en esta tarea. Los invito, los convoco a todos”.

Ante esta postura, y tras la contundente sentencia que se dictó en contra del ex concejal, ex secretario de economía municipal y ex intendente interino Héctor Artero, de dos años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, además de la firma semanal en el Patronato de Liberados, esta acción del ex concejal peronista y candidato a intendente Jonatan Fattorini, pone blanco sobre negro. Por lo que veremos qué sucede entre el resto de los referentes políticos. Cuanto menos para saber de qué lado está cada uno de ellos, ya que Fattorini personal y formalmente, tengan o no representación en el Concejo Deliberante de nuestra ciudad, los invitará para que estén presentes el día en que tengan que ser removidas esas placas, consolidando un acto público en el que se abiertamente se reniegue y rechace a los corruptos. Por lo que podremos sacar conclusiones de que quien no esté allí evidentemente es cómplice y forma parte de la corporación política, esa corporación política que asola a nuestra ciudad desde hace décadas.

Recordemos los dichos del Fiscal Adrián Landini durante el juicio, no solo eso de: “No me voy a dejar mentir por el intendente Oscar Luciani!!!”, sino cuando este fiscal manifestó que “Héctor Artero presta servicios a la municipalidad desde el 23 de diciembre de 1977”, por lo que podemos decir que Artero toda su vida vivió del Estado o de las relaciones de sus empresas con el Estado durante décadas, y sus malas actuaciones quedaron al descubierto cuando los periodistas Gustavo Miano y Osvaldo Cabral corroboraron quién era el que le vendía los paquetes de fideos a la municipalidad, y lo dieron a conocer públicamente, mostrando en diferentes informes que se trababa de un gran negocio que hacía este funcionario infiel. Pero, por más que desde el oficialismo y hasta el propio intendente Luciani intentaron salvarlo, declarando en favor del imputado, nada alcanzó para frenar un torpedo mediático que entró por debajo de la línea de flotación. Artero 1, hundido!

En conclusión: Como trabajadores de prensa nos gustaría saber ya, en este mismo momento, quiénes serán los dirigentes políticos que no se harán presentes el día del acto de remoción de las placas, la que hoy aún se encuentra colocada en la Sociedad Italiana con el nombre del Intendente interino Héctor Artero, y no tienen obligación ni motivos para removerlas por sí solos ni sin decir nada a nadie los integrantes de esta entidad. ¿O, ustedes queridos lectores, piensan que alguien por la noche se encargará de arrancarlas, con tal de que no haya un registro periodístico de un acto en contra de la corrupción?

Estamos en Luján, todo es posible.

www.noticiasenluján.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here