El escándalo estalló cuando se comenzó a filtrar la información sobre que el flamante Director del Hospital Nuestra Señora de Luján: “Mario Guillermo González”, no es Médico ni Doctor. Ello a pesar de las pomposas afirmaciones del intendente interino Dr. Hernán Mosca, quien lo presentó en sociedad a través de la prensa oficialista como un experimentado profesional con 40 años de trayectoria en la medicina sanitarista.

Tras los rumores sobre que “Mario Guillermo González” era un “médico trucho”, los Concejales no hicieron esperar su inquietud por saber cuáles son los diplomas del susodicho, el mismo que se hizo cargo del Hospital hace apenas unos días. Y la respuesta no tardó en llegar: González es un “médico trucho”.


“Mario Guillermo González” es quien en un reportaje publicado por el medio gráfico oficialista El Civismo aseguró que había aceptado el cargo por su gran amistad con la jefa comunal y que era un seguidor del Dr. Ramón Carrillo.


Pero flaco favor le hicieron al histórico médico argentino, quien se debe estar revolcando en su tumba, por la manera en que el propio Hernán Hipólito Mosca ensució su nombre, comparándolo con el accionar es este operador político oriundo de Marcos Paz.


No fueron pocos los que pretendieron contactar a González por estos días, desde los más diversos ámbitos, pero fue casi imposible ubicarlo. Es que desde la Municipalidad se excusaron hasta el día jueves diciendo que estaba: “complicado por un problema familiar”, que estaba “de licencia”, también aseguraron que se encontraba “reunido con otras autoridades” comunales y provinciales, y hasta deslizaron como justificación de que estaba “buscando donde estacionar el auto”.


Fue así que nunca se lo se pudo dar con él hasta el viernes, día en que a pesar de que Mosca aseguró que no habría firmado el contrato, González estaba sentado en la Dirección del Hospital. Así que es doble la falta, puesto que en principio se nombró a este “médico trucho” como Director y se lo presentó en sociedad, y luego se dice que no estaba el contrato puesto en valor: ¿O lo rompieron luego del escándalo?


Y más allá de estas escurridizas justificaciones, por esos días de ausencia, a González ya se le había reemplazado en el cargo por el Dr. Sergio Faro, actual Director Asociado del Hospital. Pero como Faro, reconocido profesional lujanense, está de vacaciones, el propio Secretario de Salud Héctor Ruffinelli tuvo que tomar el timón de este barco que se dirige desde hace tiempo hacia un arrecife.


Por eso no se entiende qué hacía González metido en la Dirección del Hospital el viernes desde muy temprano, incluso, algunos dicen que mientras le duró el argo habría firmado Certificados de Defunción, ello cometiendo presuntamente el delito de “falsedad ideológico y usurpación de títulos”.


Dada esta situación tan peculiar, se investiga en el Concejo Deliberante qué tipo de acciones habría pretendido encarar el cuestionado “médico trucho”, puesto que en los contratos por los que se le pagaron 6 mil pesos por algún trabajo de análisis de gestión hospitalaria se le nombra como “Mario” por un lado y en otro contrato de locación como “Guillermo”. En ambos se le dice “Doctor”.


Los concejales de la oposición, ya que a los oficialistas parece no interesarles este nombramiento de un “médico trucho” al frente del Hospital, investigan cuáles serían los objetivos de “Mario Guillemro González” de aumentar “de manera impresionante” los ingresos económicos por medio de la facturación hacia el PAMI. Y se trata de poner en claro, además, si a González ahora se le ha trasladado al área de estadísticas del Hospital. Es que más allá del vergonzoso escándalo, Hernán Hipólito Mosca pretende conservarlo en funciones: “Pero ya se ha cometido un delito de falsedad ideológica”, dado que se lo presentó con bombos y platillos como médico sanitarista siendo que Gonzáles “no es médico ni doctor en nada”. La publicación de un reportaje acordado entre la Municipalidad y el Bisemanario El Civismo para presentarlo así no sirvió para nada: La mentira tiene patas cortas. Quizás un periodista papanatas se confundió, de nuevo, con otro Doctor González.


Según las fuentes consultadas, la especialidad de este “médico trucho” sería la administración hospitalaria, aunque desconocemos si ello sería dado por su eficiencia o porque su oscuro accionar permitiría “extraños manejos económicos”, y, él terminaría siendo “un partícipe necesario” como para que junto a otros “se ejecuten movimientos irregulares con los recursos del PAMI”. Todo esto se está tratando de determinar entre los distintos bloques del Deliberante. Los de la oposición, eh, no los oficialistas a quienes la bola les pasa por el costado.


Pero, algunos de los consultados estimaron que tras este peculiar nombramiento de un “médico trucho” al frente del Hospital habría sido justamente: “el paso que les faltaba para demostrar el total descontrol en que está inmersa esta Municipalidad”, ya que como Graciela Rosso no habría logrado en los últimos meses el apoyo de ningún profesional lujanense ni de la zona: “ni siquiera de los que son sus amigos”,… la jefa comunal “tuvo que echar mano de González”, un viejo amigo, el hombre que le faltaba.


Y este personaje sería “un partícipe necesario” con el que se habría buscado ocultar “oscuros procedimientos administrativos” que lo beneficiarían “económicamente a él y a Graciela Rosso durante este 2010”, ello presumiblemente de cara a una presunta campaña electoral que iniciaría en busca de su reelección en el 2011 la jefa comunal: “es que Graciela se quedó sin padrinos políticos de peso dentro del kirchnerismo” y buscaría la mandataria lograr: “recursos económicos a través de sus contactos en el PAMI”, algunos de “los pocos que le quedan”.


Es que al parecer, los objetivos de “Graciela Rosso y ´Guillermo´ González” se basaría, además de una presunta manipulación de las estadísticas del Hospital, en la elaboración de informes mensuales con supuestas prestaciones de atenciones médicas a los jubilados en el Hospital de Luján, y la confección de: “las facturas hechas al PAMI por cifras que a lo largo de un año, o más, y acumuladas pueden resultar millonarias”. Estos valores se alcanzarían fácilmente facturando unas cuantas decenas de miles de pesos mensualmente. Y para ello sería necesario “un tipo como González en el Hospital, lograr la firma de un Convenio y un par de contactos dentro del PAMI”.


Muestra de lo que se pretendería hacer, es el traslado de una empleada de más de 20 años de experiencia en el Hospital, dedicada a las estadísticas, la que fue puesta en la Dirección de Tierras. De este modo, colocando a personas afines, se podría hacer figurar una menor tasa de mortalidad infantil, menor cantidad de complicaciones hospitalarias, y por lado una mayor atención de pacientes críticos, jubilados. Esto, entre otras cosas, aumentaría la facturación hacia el PAMI.


En conclusión, toda estadística es manipulable, en un sentido para mostrar una supuesta eficiencia en la atención de la salud, y en otro sentido, para facturar más a la obra social de los jubilados: “un saqueo”.


Es que según aseguró González en un reportaje “acordado y pagado” que se publicó en El Civismo, una vez firmado el Convenio con el PAMI: “Tendremos un informe mensual de las prestaciones brindadas y en 30 días se recibirá el cobro desde PAMI Central. Será muy importante, porque ya se atiende a mucha gente de PAMI”. Por lo dicho, resulta extraña la velocidad con que se cobrarían suculentas sumas al PAMI, el mismo ente que “ha publicado y va a seguir publicando pautas publicitarias” en el mencionado medio gráfico.


Estas maniobras demostrarían que a pesar de la situación económica, y de la desastrosa prestación de servicios para con los jubilados, en el PAMI: “a través de contactos políticos se logra hacerle unos buenos pesos al PAMI”.


Y con respecto a las penurias que atraviesa la obra social de los jubilados basta con recordar que en NUESTRA ciudad el PAMI quedó endeudado en cerca de un millón de pesos en los alquileres de las oficinas que estaban ubicadas en la calle Alte. Brown, situación en que también se vio involucrada Graciela Rosso como la promotora del nombramiento a dedo del Director Pereita en esa filial.


Y ahora, todo esto de nombrar a un nuevo Director en el Hospital parecía muy fácil para la dirigencia municipal, más allá de toda la operación mediática para presentarlo como “médico sanitarista”, pero algunos periodistas lujanenses, memoriosos, recordaron también el paso de “´Mario Guillermo´ González” por NUESTRA ciudad, y en ningún momento se trató el tema de que éste fuera médico. Es por ello, y por otras tantas razones, que todo se desplomó, y dejó muy mal parado al desorientado Intendente Interino Hernán Hipólito Mosca, a la vista de todos proclive a cuestiones malolientes, en reemplazo de su jefa política Graciela Rosso.


Pero, no es la primera vez que a Mosca se le cuela un “médico trucho”, ya que allá en los inicios de la década del 90´ tuvo a su cargo, también, a alguien que se hizo pasar por un profesional de la medicina al que muchos lo recuerdan por el peculiar apellido que tenía este personaje, se trataba del Doctor Fiolo. Nombré por demás de simpático si los hay.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here