Los que se autoproclaman “opositores” a un oficialismo que deja sin cobertura a los sectores más vulnerables de la ciudad de Luján le hicieron un guiño de ojos al oficialismo, el que según el presupuesto presentado va a disminuir este año considerablemente la ayuda alimentaria y la asistencia de los que menos tienen, por lo que podemos inferir que si dicho presupuesto se aprobó no fue más que gracias a los que se golpean el pecho hablando de “los pobres”, esos pobres que ellos mismos se encargan de exterminar de la faz de la tierra por sus enjuagues políticos.

De hecho no tenemos que hacer futurología, no tenemos que imaginar cómo sería una sesión en la que los concejales opositores se levantan y se van, sino que simplemente tenemos que recordar lo que hasta hace apenas unas sesiones atrás hacía el bloque comandado por Miguel Prince y sus alcahuetes de la militancia, que estando en otros espacios no hacen otra cosa más que demostrar que cumplen con lo que el líder carismático ordena puertas adentro del recinto deliberativo.

Pues, queda demostrado que ante la propuesta del oficialismo, de habilitación de la planta termoeléctrica instalada en nuestra ciudad, la que hasta podría reducir considerablemente el costo del suministro eléctrico para domicilios particulares como así también para la industria, todos los concejales de los bloques opositores se levantaron de sus bancas y se fueron en reiteradas oportunidades. A punto tal que esa habilitación hasta el momento nunca pudo ser tratada ni aprobada en el deliberativo, quizás porque el funcionamiento de esa empresa “no resulta negocio para los concejales de la oposición”, y por ello los ediles se ausentan en el momento de mencionar el asunto. Pero, para los multimillonarios negocios de las empresas privadas de fotomultas la cuestión cambia radicalmente, valga la paradoja política, y los peronistas se atornillan en sus bancas, dando quórum tal como en el día de hoy con el tratamiento del presupuesto municipal, y solo con su quórum permiten que el oficialismo arremeta con su mayoría automática y apruebe el presupuesto mentiroso que sumirá en mayores necesidades a todo Luján, una ciudad quebrada, pero sin pena ni gloria para ninguno aquellos que dicen representarnos.

Lo cierto es que abundan los rumores de “acuerdos por abajo la mesa”, según confiesan desde el propio oficialismo, otorgándoles “a cambio del quórum” contratos y hasta permisos de instalación de algunos carritos para la comercialización de productos en la zona histórico basilical para algunos militantes, algo que dejaría helado al mismísimo Frente Renovador, un reducto comandado por el inefable Federico Guibaud, que hoy estuvo escoltado solo por su compañero de bloque Gabriel Jurina, ya que la concejal Silvia “La Patrona del mal” Scarzo no se presentó a la sesión de hoy porque estaría de vacaciones en la ciudad de Miami desde por casi un mes, según informó el periodista Gustavo Miano en su programa Ida y Vuelta, que se emite por Radio Más Vida 88.5 Mhz.

Así las cosas, tal como se dijo desde la bancada opositora, el presupuesto municipal es tendencioso, está lleno de irregularidades, mantiene contratos basura con funcionarios de amigos del poder, vaya a saber uno a cambio de qué, no contempla a muchos vecinos que quedaron y van a seguir quedando fuera del sistema, mantiene y aumenta irracionalmente las pautas publicitarias para la prensa alcahueta que nunca ve ni denuncia nada de importancia, pero a pesar de todo lo que cacarearon los concejales cuasi opositores con sus culos en sus bancas dieron quórum. Por lo que podemos inferir que solo es una cuestión de complicidades permanentes entre oficialismo y oposición, porque es cuestión de cuidar los kioscos de un bando como del otro, en lo que el periodista Gustavo Miano definió como “la corporación política” de Luján, la que atiende únicamente a los intereses de los maltrechos y curtidos dirigentes que la integran, quienes sin duda alguna se enriquecen y continúan viviendo de la teta de estado municipal, tal como lo hacen desde hace décadas.

¿Les cabe alguna duda, queridos lectores? Solo alcanza con asomarse al recinto del Concejo Deliberante en cualquiera de las sesiones, y verán que casi la totalidad de los ediles son los mismos de siempre. Porque en ninguno de los espacios han desarrollado un recambio generacional, y los reemplazos únicamente se han dado por cuestiones biológicas, o a lo sumo en estas últimas semanas dada alguna instancia judicial, como en el caso del condenado Héctor Artero, alias “Fideo”, sobre quien a partir de una investigación periodística que se hizo pública la justicia dijo que es un delincuente.