[fbvideo link=”https://www.facebook.com/noticiasenlujan/videos/2106603829416123/” width=”697″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

El tan ansiado año de elecciones llegó, aunque debemos decirlo, el peronismo en la ciudad de Luján todavía está en veremos, dado que lo que se anuncia como un logro, la unión de Miguel Prince y Leonardo Boto, no es más que la conjunción de una fórmula perdedora. Porque es justamente lo que el intendente Oscar Luciani esperaba que se presente, para ganarles de nuevo y así lograr su re-re-elección, más allá de algunas complicaciones de salud que está padeciendo este mandatario.

Pero, más allá de lo golpeado que se encuentra Luciani física y mentalmente tras dos calamitosos mandatos, lo cierto es que el peronismo se prepara así como está, para perder estrepitosamente, incluso contra un jefe comunal enfermo y desgastado, que políticamente no se sostiene por sí mismo, sino únicamente tras acuerdos de gobernabilidad con los movimientos de izquierda, los que al parecer han entregado sus banderas de lucha por los desposeídos a cambio de suculentos negocios en la zona histórico basilical.

El peronismo, más allá de las acaloradas discusiones de sus referentes, con Miguel Prince o Leonardo Boto a la cabeza: “no ganan ni a palos”, confiesan por los pasillos los consultados. Y a la vista están los resultados, porque ni siquiera tienen idea de cómo pararse ante una sociedad que quiere soluciones y no vota para atrás. Porque de hecho los lujanenses, algo que se puede leer en cada encuesta que anda dando vueltas, “prefieren votar de nuevo al Pro Cambiemos con Oscar Luciani a la cabeza, antes que a los peronchos de siempre”, y esto es dicho incluso por viejos militantes de Juan Domingo, los que anticipan que Boto y Prince se ponen de nuevo las elecciones este año, porque va a ser una elección solo para dos concejales. Es decir que “con toda la furia, de pedo vamos a meter dos concejales”, porque por un lado “Miguel Prince está muy viejo, y se quiere morir con las botas puestas”, y por otro(Leonardo) Boto no mueve el amperímetro, porque no pega en la gente, no lo quieren los peronistas y el resto sabe que hasta hace un rato estaba aplaudiendo a Amado Boudou y a Cristina”, “y la gente no come vidrios. Ni en pedo le dan el voto a Boto” (valga la redundancia). Porque nadie olvida que más allá de algunas posturas de ocasión “Prince lo quiere revolcar a Boto donde sea, porque políticamente quiere terminar de matarlo. Y hasta prefiere perder de nuevo con tal que el porteño termine de desaparecer”, “acordate que Prince en todos lados publicaba que Leo es de La Cámpora, como que era mala palabra, así que nadie se traga de que ahora estén juntos por convicción”, confiesan.

La foto recientemente sacada entre los princistas, justamente con Miguel Prince sentado en el medio como la reina del carnaval, era la imagen que deseaba ver Oscar Luciani mientras se acariciaba el bajo vientre. Porque sabe que así como van a la pelea los peronistas, son carne de cañón de los lujajenses que detestan a esa conjunción de fuerzas. Y, de hecho, los que NO votan al peronismo son muchos más, por lo que de ninguna manera les dan los números a los referentes del PJ, si es que siguen con viejas fórmulas ante nuevos escenarios.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here