Se trata de otro luctuoso caso que involucra a un paciente de la Colonia Dr. Domingo Cabred. Era un joven de aproximadamente 30 o 35 años, el que fue encontrado sin vida en los montes de ese hospital psiquiátrico que tiene 600 hectáreas de extensión. Parte del cuerpo fue comido por animales carroñeros. Y es un triste acontecimiento que se suma a otros descubiertos bajo la dirección del Dr. Julio Dunogent.

Ya dejó de ser una novedad esto de encontrar cadáveres esparcidos por diferentes lugares de las 600 hectáreas de campo que posee la Colonia Dr. Domingo Cabred, de la vecina localidad de Open Door.
Hace poco tiempo El Ciudadano de Luján publicó una primicia, con repercusión nacional, acerca de los tres cuerpos hallados en extrañas circunstancias, sin tórax, los que aún se encuentran sin identificar.
Y ahora, se da este nuevo hallazgo, el de un joven que falleció dentro del monte de este hospital psiquiátrico, y las partes blandas de su cuerpo fueron comidas por las alimañas de la zona, las que rasgaron a mordiscones los genitales, bajo vientre y parte de los intestinos. Al igual que algunas partes de sus piernas, las que están totalmente lastimadas por la acción de los animales, entre los que se podrían encontrar comadrejas, perros y gatos, y aves como caranchos o chimangos. Los que se encargaron de romper totalmente sus pantalones.
Como se trata de una primicia exclusiva de El Ciudadano de Luján, se desconoce por el momento la identidad de este paciente, desde qué fecha se encontraba internado en la Cabred y desde cuando figuraría como perdido o fugado de alguno de los pabellones donde habitan los internos. Y por lo que se vio en el lugar donde se produjo este macabro hallazgo, el paciente utilizaba pañales para adultos.
Se estima que el deceso data desde hace pocos días, quizás menos de una semana, ya que el cuerpo no está hinchado, su piel tiene un color casi normal, y no se percibieron al momento de la toma de fotografías y las filmaciones los habituales olores que podrían emanar de un cuerpo con dos semanas o más a la intemperie.
La descomposición quizás se retrasó por las frías noches de esta temporada, pero seguramente al momento de hacerse el peritaje policial que corresponda se podría definir con precisión la fecha y las circunstancias por las que este paciente falleció.
Entre las características del muerto se puede detallar que carecía de muchas piezas dentales, con cabellos cortos, morocho, y al momento de su fallecimiento vestía un buzo y pantalón de jogging de color azul, con medias de toalla y sin zapatillas. De aproximadamente 1,75 metro de estatura y la contextura del cuerpo es normal, con estado atlético, y de unos 70 a 75 kilos de peso.
En la ocasión del hallazgo de los tres cuerpos sin tórax, el Director de la Colonia Cabred, el profesional lujanense Dr. Julio Dunogent, junto a un peculiar grupo de ¿asesores? relacionados con los medios, organizaron una conferencia de prensa y “sugirieron” que El Ciudadano de Luján no fuera invitado.
Enterados de esta convocatoria desde Cabred, por la que se habría pagado unos “150 pesos a cada periodista que asistiera”, momentos antes de iniciado dicho encuentro enviamos algunos mensajes de texto al teléfono celular de Dunogent poniéndolo en conocimiento que estábamos al tanto de su presencia ante las cámaras y micrófonos, y la respuesta de este funcionario “amigo personal de Graciela Rosso”, fue que nos abstuviéramos de enviarle más mensajes, porque en caso contrario nos denunciaría por “acoso”.
Nos resultó curioso que un profesional de la medicina oriundo de Luján, a quien apoyamos cuando asumió sus funciones, porque se trataba de alguien que jugaba de local, y con la calidad humana con la que es considerado entre sus colegas, se ocupe de dejar fuera de una conferencia de prensa justamente al medio de comunicación que puso en conocimiento de la sociedad las irregularidades que se evidenciaban en ese momento en el hospital psiquiátrico que conduce. Con la posibilidad de explicar en nuestras páginas qué era lo que estaba ocurriendo, sin embargo, optó por el silencio.
Quizás, porque pretendía que no hiciéramos consultas al respecto durante la conferencia de prensa. Dunogent buscó de ese modo poner un filtro entre la realidad y lo que se dijo públicamente: “Pura zanata”.
Y es aún más curioso, que además de no invitarnos a dialogar con él, que nos amenace con denunciarnos como “acosadores”, siendo que según diferentes fuentes “él es quien se encarga de perseguir a los empleados” de ese centro de salud mental: “El muerto se asusta del degollado”.
Desconocemos, oficialmente, quiénes son los que lo ¿asesoran? mediáticamente al Dr. Dunogent, y también desconocemos si cobran algún tipo de remuneración a cambio de los consejos, aunque algunos dicen que “el Director es generoso”. Pero es evidente que ninguno está en el buen camino de sugerirle buenas acciones al Doctor, como para que se logre en conjunto la protección, correcta y concreta, de los más indefensos, que son ni más ni menos que los pacientes de Cabred.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here