[fbvideo link=”https://www.facebook.com/noticiasenlujan/videos/2094801880812188/” width=”697″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

Recordamos entre otros tantos casos de muertes por presunta mala praxis, a Francia Mune, a quien dejaron en un frío pasillo por más de una hora, “porque una enfermera se había llevado las llaves del quirófano, y estaba cerrado por órdenes de los directores” y su hija París se infartó en su vientre, por lo que luego de nacer a las pocas horas la beba falleció.

 

También recordamos a Melani, una beba de ocho meses, a quien “dieron 12 dosis de Puff, y le reventaron el corazón”, según las denuncias que ubicaban al intendente Oscar Luciani y a su secretario de salud Ricardo Curone, (de profesión contador público nacional) como quienes habrían ofrecido coimas a los familiares de la beba fallecida, para que guarden silencio, en una noticia que fue ampliamente difundida por medios de comunicación de nivel nacional, ante semejante escándalo, dado que además de dinero y trabajo a la familia Sánchez les habrían ofrecido una casa, con tal de que guarden silencio, pero tal como lo dijeron en su momento Estela Altamirano y Jorge Sánchez, abuelos de Melani, no iban a cambiar el recuerdo de una nieta muerta por bienes materiales. En una causa judicial que curiosamente quedó en una vía muerta, quizás “por una complicidad de los fiscales”, expresaron fuentes oficiosas.
El intendente de Luján, el Doctor (abogado y escribano) Oscar Luciani, fue sorprendido por una vecina lujanense en el Hospital privado Austral de la ciudad de Pilar, y visíblemente nervioso solo argumentó “es que en el Hospital de Luján no hay cardiología”, cuando todos sabemos que en el hospital de Nuestra Señora de Luján hay reconocidos cardiólogos que allí prestan servicios como pueden, profesionales de carrera hospitalaria que se las tienen que arreglar con aparatología que deja mucho que desear. Y, justamente por ello el intendente Luciani debería ocuparse de gestionar por nuestra ciudad, porque no todos pueden como él de ir y hacerse atender con una calidad de excelencia como en el Hospital Austral.

 

Para ser más precisos, ayer por la tarde, “el marido” del intendente Oscar Luciani se estaba haciendo atender en la Clínica Güemes, por lo que incluso dentro de nuestra ciudad los funcionarios tienen privilegios, dado que no atienden a cualquiera en la Güemes, porque hace falta tener obra social o el servicio de medicina prepaga para que den algún tipo de servicio. Y, de hecho Federico Baffa “el príncipe consorte” como secretario del concejo deliberante tiene ni que sea la cobertura de IOMA, a diferencia de la gran mayoría de lujanenses que tienen que caer en el Hospital de Nuestra Señora de Luján, a pura suerte y verdad.

 

De hecho, el concejal Héctor Artero, recientemente condenado por la justicia se infartó, quizás cuando se enteró antes de fin de año de la suerte que correría tras la sentencia del tribunal de Mercedes que lo declara delincuente, habiéndolo encontrado responsable del delito de faltas de deberes de funcionario público, condenándolo a dos años de prisión en suspenso y a pasar semanalmente por el Patronato de Liberados para firmar el libro, al igual que otros malandras en libertad condicional, pero, cuando tuvo que hacerse cateterismos fue internado en la Fundación Favaloro, así que a los comunes mortales habitantes de la capital de la fe solo les queda rezar mucho si se sienten enfermos. Dado que los únicos privilegiados son nuestros funcionarios, a quienes cada vez se les hace más difícil salir a la calle, porque son los propios vecinos los que los escrachan en fotos y videos cuando se los encuentran, como en este caso al intendente Luciani haciendo la cola en el Austral.

En la foto de arriba Oscar Luciani haciendo la cola en el Hospital Austral luego del mediodía, y en la foto de abajo el portal LUján en Línea muestra al intendente Luciani inaugurando salones en una escuela PRIVADA (igual de privada que el Austral) VESTIDO DE LA MISMA MANERA, lo que certifica que “se fue en el auto oficial a Pilar, el Toyota Corolla”, según las fuentes consultadas, cuyo combustible también lo pagamos los lujanenses.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here